Blogia
Nieves Moreno Gallardo

LA REPÚBLICA DE FARSANTIA (Por Francisco Javier Pérez Muñoz)

Nota de Nieves Moreno, administradora del blog: Aunque concebí esta rudimentaria página para denunciar públicamente el atropello que la justicia ha cometido con mi hijo, he considerado interesante dar voz a otros hombres que también cumplen condena por motivos similares, como en este caso, Francisco Javier Pérez Muñoz. Esto no quiere decir que los puntos de vista expresados en sus artículos coincidan completamente con los míos, aunque como defensora de la libertad de expresión, me veo en la obligación moral de publicarlos tal cual los he recibido.

LA REPUBLICA DE FARSANTIA (Por Francisco Javier Pérez Muñoz)

DESDE LA PRISIÓN DE JAÉN: En nuestro País (España). Vengo de la última generación a la que se educó, hasta la saciedad, para valorar la importancia del derecho a una vida digna y honesta. El tema tratado en este artículo puede parecer bastante manido, discutido y opinado. Pero sigo anclado desde hace años y sin amago de evolución. Me refiero a la dichosa para unos y bendita para otros (más otras que otros) ley de Violencia de Género, pues sigo sin entender qué otra intención, si no es la de humillar al varón, tiene este seguir sin colocar un artilugio adecuado para que las velas dejen de chorrear. ¿Por qué la lógica de no echar cera al suelo de los templos no continúa desde su misma puerta? ¿se creen que somos tontos?

Sería lógico que en vez de torturar al varón, se aplicase educación desde la raíz. Raíz que no consiste en meter al varón en la cárcel por el más mínimo movimiento defensivo sin que pueda, ni siquiera discrepar de manera asertiva. En primer lugar las básicas normas de autocontrol: como el orden la disciplina, la reflexión, la empatía, etc. En segundo lugar, la educación en valores como el respeto mutuo, dificilmente llegaremos a buen puerto y siempre habrá unos cuantos desalmados que maltratarán a su compañera, y unas cuantas desalmadas que se aprovecharán de ello para denunciar en falso a sus compañeros. Y en tercer lugar, la educación diferenciada a ciertas edades, ya que, según está muy demostrado, enseñar a educar a niños y niñas juntas provoca más fracaso escolar porque el nivel de maduración psíquica y de aprendizaje es diferente, con ritmos distintos.

Algunos dicen que toda esta locura política "de género" es sólo un negocio que se han montao cuatro espabilaos y espabilás. En este páramo de ideas en que se ha convertido la política española "de género" florecerá de nuevo la flor de la Rofflesia, que muestra una belleza fascinante durante un tiempo y luego impregna todo a su alrededor de un olor a cadáver en descomposición. He leído que dicha flor permanece entre cinco y siete días abierta, desprendiendo este olor fétido para atraer a las moscas que se alimentan de carroña. La actualidad nacional "de género" está llena (y seguirá estándolo) de palabras muertas, de mil voces oídas y de voces mil veces oídas. De mil voces repetidas y de voces repetidas mil veces, sin que a nadie le importe lo que dicen porque todo el mundo sabe que es un discurso plagado de mentiras, planeado para justificar el que se estén matando moscas a cañonazos. Nos esperan campañas llenas, no sólo de fariseísmo, sino de feminazismo (feminismo radical) con su habitual ansia por destruir al varón a través de infantiles y trilladas argumentaciones.

Para intentar explicarlo, acudiré a un cuento viejo que he tenido la oportunidad de leer:

En la pequeña y cuidada República de Farsantia, graciosamente enclavada entre montañas, se vivía felizmente, con sus ríos y sus puentes, sus bichos y sus bichas, sus vivos y sus muertos. Entre tanta calma resonaban los discursos de Beligerio García, sátrapa, comadreja, político de nada y aspirante a todo que, con soflamas de mostacho y palabras de taladro, ilusionaba en el parlamento al resto de señorías. Todo, por tanto, era sosiego en Farsantia hasta que un infausto día de enero una jovén fue violada. A preguntas de la policía, la muchacha dijo que su violador había sido un varón negro. Estaba claro. Beligerio García exigió en el parlamento que todos los negros fueran expulsados del país, y así se hizo. Sin embargo, unas semanas más tarde fue violada otra mujer, que acusó de la violación a un varón de aspecto árabe. Estaba claro. Beligerio García reclamó la inmediata salida del país a todos los árabes. Y así se hizo. Algún tiempo después, una tercera mujer sufrió otra violación y acusó de ella a un vagabundo. Estaba claro, Beligerio García exigió desde la tribuna la urgente expulsión de todos los pobres que hubiera en el país. Así se hizo. Cuando la pequeña república de Farsantia parecía recobrar su tan ansiada calma, violarón a otra mujer, que describió al violador como un varón blanco. Estaba claro. Beligerio García solicitó la inmediata expulsión del país de todas las mujeres que fuesen susceptibles de ser violadas por cualquier varón. Y así se hizo. De esta manera, la pequeña y cuidada República de Farsantia recobró el orden. Tan agradecidas estaban sus gentes que, llegadas las elecciones, Beligerio García fue elegido Presidente de la República por sus brillantisimas soluciones. A los dos días de tomar posesión del cargo, Beligerio García sufrió una brutal violación. Estaba claro.

Francisco Javier Pérez Muñoz

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Mari -

Hola Javier espero que pronto salgas de ahi, no te mereces lo que estas pasando y seguro que vas a tener suerte en la vida. Un abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres