Blogia
Nieves Moreno Gallardo

CARTA DEDICADA A MI AMADO HIJO JAVI (Por Francisco Javier Pérez Muñoz)

Desde el módulo 7 de la prisión de Jaén: Querido Javilillo, nunca pienses que éste que te escribe, tu padre, te ha olvidado. Nunca podria olvidarte. Durante mi anterior permiso me dijiste que no escribi ningún artículo para ti, y lo cierto es que no tengo ni argumentos ni justificación al respecto. Llevas razón. Así que a continuación intentaré expresarme para decirte que, tanto tú, como tu hermano Cristian, sois lo que más quiero en este mundo. No olvides que el mayor amor es aquel que se profesa a quien se quiere por encima de las propias necesidades de cada uno. Y así es como yo os quiero: Por encima de cualquier necesidad propia. Es más, si en ello tuviera que dar mi propia vida, la daría gustosamente, sin titubeo alguno.

Quiero que sepas, hijo mio, que lo que mas me duele de estar en la cárcel, es no poder estar contigo y con Cristian, para poder daros todo el amor concentrado que mi corazón lleva acumulado todo este tiempo, y que naturalmente demandais como cualquier hijo. Pero te aseguro que el tiempo y la voluntad de Dios, harán que todo ese amor acumulado en mi corazón sea como cuando has tenido sed durante mucho tiempo: Cuando pillas la botella de agua, sabe como la mejor agua que  nunca antes has bebido. No podeis imaginar que ganas tengo de que termine esta tortura que padecemos tanto vosotros como yo.

Vosotros dos ya sabeis mejor que nadie el origen de esta situación tan injusta que estamos padeciendo, así que no voy a profundizar en el asunto. Solamente espero que de ello hayais aprendido la lección de que quien obtiene un derecho no obtiene el de violar el ajeno para mantener el suyo, como si ha hecho quien ha violado el mio. Lo que si examinaré regurosamente será la manera de conseguir que en breve seais los dos hermanos más felices del planeta. Y respecto a esta tortura, ya no habrá en los restos de la vida la minima muesca, para que nos torturen de nuevo. El olvido será la única tolerancia. Pero como siempre digo "No hay un mal que por un bien no venga", "o un bien que por un mal no venga". Confiemos en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas injusticias, porque, podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. Y no olvides Javi, que en esta vida no interesa la fama, porque el cielo de la fama no es muy grande y, cuántos más en él entren, a menos tocan cada uno de ellos.

Bueno, querido Javilillo, espero que en breve tiempo podamos disfrutar los cuatro juntos como era habitual casi cada fin de semana, y digo cuatro porque Aquiles también disfrutará correteando en el campo con nosotros. Os quiero muchooooooooooooooooo.

Tu "papone" pa Javilillo y "papito" pa Cristian.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres