Blogia
Nieves Moreno Gallardo

Quien ríe el último ríe mejor (por Nieves Moreno) /// ¿Y si luego pasa algo? (por la abogada Bárbara Royo)

Quien ríe el último, ríe mejor. (Por Nieves Moreno)

Estoy  pensando en que una vez dije que esto se podría acabar si alguna vez esto le tocase a algún fiscal o juez, pues mira por donde le ha tocado precisamente al juez decano de Barcelona el cual siempre había defendido que no existían las denuncias falsas por malos tratos, ¿Qué estará pensando ahora de esta Ley? ¿Hará ahora algo para reformarla? No creo que intente reformarla porque para él existen las influencias y el corporativismo.
Pero ahora, los pobres desgraciados que no se relacionan con nadie de la justicia, que no puede llamar en ninguna puerta para que le ayude, van a dar con sus huesos en la cárcel,  no importa si este hombre es INOCENTE, lo único que se están haciendo SSª es condenarlo lavándose las manos, y después irse a casa a comer tranquilamente.
 
Nuestro caso no es único, aunque sí tiene aspectos muy significativos y gran número de irregularidades para considerarlo, cuanto menos, no muy normal.
Pero no importa, en caso de que llegase lo peor,  todo en esta vida tiene su fin. No hay mal que dure cien años, pero sí dije en otra ocasión que la conciencia (quien la tenga)  persigue toda la vida a quien ha hecho daño a los demás.
 
No me importa decir que lógicamente lo estamos pasando muy mal, somos sus padres y como padres sufrimos, pero aún así la familia de la denunciante falsa, concretamente el hermano, se traga la vergüenza que dicha familia están sintiendo en esta ciudad y, si se cruza con nosotros (lo cuento a título de denuncia pública) nos compromete riéndose en nuestras propias narices como pasó hace poco días con mi marido cerca del Ayuntamiento. No saben la suerte que han tenido de toparse con nosotros porque si fuésemos otra clase de familia, esto ya habría ido a más. La vida y los buenos padres dan muchas lecciones, pero parece que a este niñato aún no le han enseñado que la vida es muy larga y que el que ríe el último ríe mejor.
 
Nosotros a nadie le estamos ocultando el problema de nuestro hijo porque no tenemos motivo para hacerlo. Todo Linares, sobre todo sus padres, estamos completamente seguros de la inocencia de Miguel Ángel, pero sí hay  padres que a sus compañeros de trabajo le ocultan que su hija, después de haberse ido a Málaga con otro hombre que conoció por un chat, quiere meter a su ex novio en la cárcel. Las consecuencias de avergonzarse de su propia hija, la sangre de su sangre, y más aún que se van a avergonzar porque tengo totalmente decidido que el día que mi hijo pise prisión, en este blog van a aparecer los nombres completos de la falsa denunciante, sus padres, su hermano, y todos los testigos de cargo que acudieron a mentir delante del juez. Así de paso, quedará satisfecha toda la gente que se pone en contacto con nosotros para conocer esa información con la intención de que a sus hijos varones no les ocurra lo mismo si topan con esta gente.

 

_______________________________________________________________________

 

¿Y si luego pasa algo?

Por Bárbara Royo García, abogada y profesora de Política Criminal de la Universidad Camilo José Cela (UCJC).

Publicado en http://www.elmundo.es/papel/2006/12/04/opinion/2057373.html

Qué es lo que está pasando con las mujeres?, ¿por qué son incesablemente atacadas por sus parejas? El problema de la violencia de género no es nuevo, siempre ha existido, desde que el hombre primitivo cogía a su hembra de los pelos y la arrastraba por los suelos. Lo que pasa es que ni se llamaba violencia de género, ni doméstica, ni nada de nada. Siglos y siglos después, los hombres seguían maltratando a su mujeres, pero éstas no sabían, o no querían saber, que podían denunciar, y lo aguantaban, o no... pero era su problema, y se llevaba en secreto. A nadie le preocupaba, porque nadie sabía de ello, y porque como no se había intentado atajar, pues no se había fracasado, ni se veía como un mal de la sociedad que había que evitar. Ahora las cosas han cambiado, y la violencia de género constituye uno de los problemas político criminales de primer orden.

Las denuncias se incrementan vertiginosamente, los juzgados están colapsados de procedimientos por malos tratos a mujeres, las campañas publicitarias son bestiales. Todo el mundo parece estar sugestionado con el tema, todo el mundo apoya a las víctimas. A los centros penitenciarios cada día llegan más maltratadores. Y todas las noches cientos de hombres duermen bajo un puente, pues todos los días se dictan cientos de órdenes de protección. Y, sin embargo, cada vez hay más víctimas..., ¿por qué?, ¿qué está sucediendo? Pues, sencillamente, lo de siempre: que o es blanco o es negro. O no hacemos ni caso a las mujeres maltratadas por sus parejas, como hace no tantos años, o hacemos caso a todas las mujeres, por el hecho de serlo, y cumplimos la Ley a rajatabla. Pero haciendo esto resulta que hay más hombres que maltratan a sus parejas que hombres que no lo hacen. Y por ello cada vez hay más víctimas, y cada vez habrá más. Y esto no cuadra, ni siquiera estadísticamente.

Nadie pone en duda, ya que es un hecho demostrado, que hay mujeres maltratadas, y que ha habido mujeres asesinadas, y sobre cuyos autores materiales, sus parejas o ex parejas, debe actuar duramente el Derecho penal. Y también es evidente que hay que evitar que las siga habiendo, mediante programas de prevención. Pero no rasgándonos las vestiduras a la moda, pues con la actual política al respecto, pasada no una, sino varias vueltas de tuerca, lo único que se consigue es que las cifras bailen. No se puede, no se debe, como se está procediendo de un tiempo a esta parte, criminalizar toda discusión de pareja, donde los malos tratos brillan por su ausencia. Es inconcebible que se pretenda, y que se consiga, ventilar separaciones y divorcios en el Juzgado de lo Penal. Es absolutamente vulnerador de la lógica y de la razón que por el simple hecho de que una mujer refiera «tener miedo» se eche literalmente a la pareja de casa, en base a ¿y si luego pasa algo? Es realmente desmoralizador que un fiscal informe en el acto del juicio que «aunque a todos nos parezca que debería haber otros caminos para ventilar el asunto, y aunque todos opinemos que la ley nos parece exagerada, y hasta errónea, es la ley y hay que cumplirla... y por tanto, solicito la condena de Fulanito». Es aterrador que jueces, fiscales y fuerzas de seguridad se lleven las manos a la cabeza con el aluvión de denuncias de malos tratos, en su opinión, falsas, y aun así deban proceder como la ley dispone, «por si luego pasa algo».

Y, mientras tanto, lo que pasa es que más y más mujeres (muchas de ellas extranjeras) ven en el Derecho penal, en lo que debería ser la última ratio, la oportunidad de su vida. Y, efectivamente, la consiguen, pues la interpretación desvirtuada que en la actualidad se realiza de nuestra querida Ley Integral, se la brinda. ¿Tienen en cuenta nuestros fiscales a la hora de acusar, y nuestros jueces a la hora de dictar sentencia, cuál es el verdadero objeto y sentido de la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género?

No olvidemos que es ésta y sólo esta ley la que modifica el Código Penal e introduce preceptos que castigan este tipo de violencia. Y, sin embargo, ésta no es respetada la gran mayoría de las veces. El artículo 1 de la citada Ley Integral, que sienta las bases sobre el objeto de la misma, el único objeto de esta ley orgánica que modifica el Código Penal, establece lo siguiente: «La presente ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas, por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia». Es decir, que se exige para estimar típica la conducta una especial relación de sometimiento, discriminación, dominación o subyugación sobre la mujer, extremo que, hoy en día, quizá por desconocimiento del sentido de esta ley, quizá por deformación de la misma, o quizá simplemente por infracción, sin más, del precepto que sienta su objeto, en este tipo de procedimientos, nadie, ni el Ministerio Público, ni las acusaciones particulares, ni los jueces, dicho sea con el debido respeto, tienen en cuenta, ni respetan, la verdadera literalidad de la ley, cuanto ni menos su sentido.

No pretendía esta ley desproteger a los hombres, como está sucediendo en la práctica por su defectuosa aplicación, y respecto a lo cual tendrá el Tribunal Constitucional que manifestarse al respecto en breve, cuando colapsado por las numerosas vulneraciones de la tutela judicial efectiva que le van a ir llegando, no le quede más remedio que tomar cartas en el asunto y acotar, sino proteger a las mujeres en las que concurriesen las características que establece su artículo 1, que son muchas, pero no todas.

Y mientras tanto: ¿qué pasa con ese hombre, como otros tantos, al que la Guardia Civil ni siquiera esposó cuando le llevó al juzgado porque sus principios no se lo permitían ya que percibió la tangada de denuncia? [Nota de Nieves Moreno: Efectivamente, cuando mi hijo fue detenido en mayo de 2006, los Policías Nacionales que vinieron a nuestro domicilio le explicaron en la misma puerta que debían ponerle las esposas, pero que no iban a hacerlo porque sabían que era buena gente y que no había hecho nada] Pues ese hombre sin techo, como otros tantos, deberá demostrar, desde debajo del puente, que es inocente, invirtiendo la carga de la prueba, sin que ella tenga que demostrar absolutamente nada acerca de la veracidad de la acusación, pues ahora ya no es necesario ni que existan lesiones. Pero, en cualquier caso, cuando hablo de lesiones no me refiero a una mano imputada, por ejemplo, sino a un simple cardenal, de los que, tanto yo misma, que me voy dando con todo objeto que se me cruza, como la gran mayoría de mortales, tenemos prácticamente todos los días. Sólo hay que ir a cualquier ambulatorio que pille de paso e imputárselos al pobre desgraciado que nos va arreglar la vida.

Y, ésta, por mucho que pese a quien pese, es la situación actual que tenemos que presenciar día tras día los que al Derecho Penal nos dedicamos. Y ésta es la situación actual en la que se encuentran muchos, muchísimos hombres que jamás han maltratado a su pareja. Pero así ha de ser «por si luego pasa algo».

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Alicia, Leganés -

Hola de nuevo, aunque entro casi todos los dias con la esperanza de encontrar un gran titular que diga "POR FIN SE HA HECHO JUSTICIA CON MAG", el que me he encontrado hace unos minutos, al menos me ha hecho sonreir ya que aún no hemos reido (porque seremos los últimos en reir, eso fijo), pero cada vez tengo mas confianza en que lo haremos, seguro que sí... el tiempo es el único juez que no se equivoca, porque al no ser humano no se ve condicionado por "el que dirán " ni el "por si acaso"...
Además hay algo grande que rodea a Miguel Angel y es el amor y la confianza de todas las personas que le queremos... y eso, señores jueces, es mas fuerte que cualquier sentencia y no lo romperán unos años de reclusión sino que los lazos se harán aún mas fuertes... porque, saben ustedes señores jueces...las cadenas invisibles entre gente que se quiere son mas fuertes que las cadenas fisicas que ustedes puedan poner... Un beso enorme para Miguel Angel, su madre, su padre y todos aquellos que no necesitan que se les demuestre la inocencia de MAG.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres