Blogia
Nieves Moreno Gallardo

¿MALTRATO MACHISTA O MALTRATO HEMBRISTA?

Por Manuel Pérez Rodriguez desde el módulo 3 de la prisión de Jaén.

Ni uno ni otro. Igual de repulsivos deberían de ser los dos. El maltrato machista estuvo respaldado por nuestra sociedad tradicionalmente patriarcal y, para contrarrestar tantos años del mismo, el maltrato hembrista está ahora respaldado por este gobierno que finge ser legislador de la supuesta desigualdad adoptando el papel de justiciero divino llegado a vengar tantos años de "dominación masculina".

Juezas y jueces que se limitan a firmar lo que la fiscalía les manda y ordena. Este trabajo de simple verdugo debe ser de lo más satisfactorio cuando se cuentan con los dedos de una mano (Serrano, Sanahuja...) los que han sido capaces de denunciar públicamente estas injusticias de género.

Yo pensaba que cualquier ley que atentase contra los derechos humanos podía ser declarada anticonstitucional por el Tribunal Constitucional y consiguientemente retirada, pero ahora me he dado cuenta de que eso sólo ocurriría si habitásemos en un país libre y demócratico, y no en este cortijillo de unos cuantos donde estamos un poco, sólo un poco, mejor que en Túnez o en Libia.

Para perpetuar los réditos electorales que les supone este negocio del maltrato, se encontraron con un nuevo problema que han solucionado fácilmente. ¿Cómo hacemos sitio en las cárceles para secuestrar a más de estos corderos que no dan problemas y que nos trabajan para poder pasar la pensión a sus hijos (recientemente huérfanos de padre porque la palabra de su madre vale más)? Pues muy fácil, hacemos una reforma del código penal y soltamos a narcotraficantes y camellos varios. Ya hay más hueco. Hagamos sitio en el talego para personas inocentes, muchachos que nunca han delinquido, varones que cometieron el error de enamorase de la persona aquivocada. 

Mientras el gobierno afirma que sólo el 1% de las denuncias son falsas, policías y secretaríos judiciales aseguran que son falsas a simple vista (mientras toman la declaración) más del 70%. Incluso la psicóloga que imparte un curso contra la violencia de género en este módulo 3 de la prisión de Jaén, explicó con diapositivas el pasado 2 de marzo que, de cada 400 denuncias, 350 son falsas. Claro, que todas estas personas, al igual que los acusados por maltrato, son desposeídos por Aído, Lorente, Pajín y Navarro de cualquier atisbo de credibilidad.

El denunciado por maltrato es culpable desde el mismo momento de la denuncia, despareciendo la palabra "supuesto" de su propio universo procesal. De hecho yo lo he sufrido en mis carnes, al igual que mis hijos  y los miles de hijos que por desgracia sí son realmente maltratados y maltratadas por estas instituciones de género que presumen de ayudar a la mujer sin importarles el destrozo que causan en ciudadanos y ciudadanas normales con niños y niñas que no saben ni lo que está pasando.

Un consejo para las futuras víctimas de esta ley nazi contra la violencia de género es que no confiéis en los trabajadores de asuntos sociales. Mi pareja y yo acudimos a ellos para comentarles que, a pesar de la denuncias existentes, pretendíamos hacer borrón y cuenta nueva para reiniciar nuestra relación. En lugar de asesorarnos y ayudarnos, lo que esta gentuza hizo fue denunciarme por quebrantamiento de medida cautelar, costándome a mí otros seis meses de prisión y a mi mujer el secuestro de nuestros hijos. Es decir, que han echado más leña al fuego.

Del defensor del menor sólo puedo decir que es otro supuesto profesional que, aún sabiendo la barbaridad que se estaba cometiendo con los niños, se lavó las manos igual que los supuestps representantes de la justicia.

Supongo que después de los varios artículos que Nieves ha tenido la deferencia de publicarme, sus lectores ya tendrán curiosidad por conocer los detalles de mi caso. Ya tengo en proyecto un artículo al estilo "Historía de una sentencia paranormal" o "La pesadilla de Francisco Javier Pérez Muñoz"

Desde el secuestro en que me encuentro deseo preguntarle al que debería ser máximo representante de los españoles, Su Majestad don Juan Carlos I de Borbón: ¿Por qué permite que su pueblo sufra este tipo de vejaciones de género? Por favor, le pido que vuelva a poner la venda a la señora Justicia para que se juzgue y actúe en consecuencia sin mirar a qué sexo pertenece cada sujeto. De esta forma protegería a los ciudadanos que están siendo masacrados por estos paladines de la igualdad. De lo contrario, seguiré sintiendo vergüenza por ese gobierno y esta monarquía parlamentaría que se han convetido en inquisición y dictadura.

Manuel Pérez Rodriguez de la Carolina

en el noveno mes de su secuestro.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Encarni -

Sigo todos tus comentarios y me parece aberrante lo que está pasando con los hombres, sigue escribiendo y contando tu verdad para que lo sepa todo y el mundo y a ver si se le cae la cara de vergüenza a este gobierno.
Un abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres