Blogia
Nieves Moreno Gallardo

AGRADECIMIENTO A LOS ASISTENTES A LA MANIFESTACION MADRID 27 S

Soy Nieves Moreno y escribo este artículo para agradeceros expresamente vuestra asistencia a la manifestación que hace dos semanas se organizó en Madrid, y me consta que muchas y muchos hicisteis gran cantidad de kilómetros. La mayoría acudisteís para protestar de forma enérgica contra el mal uso que algunas alimañas están haciendo de una ley que debería servir para proteger a las victimas del mal trato. Y otras y otros fuísteis a Madrid movidos y conmovidos contra la injusta sentencia por la que mi hijo (MAG) ha sido condenado a más de cuatro años de prisión de los cuales lleva cumplido tres meses. Una sentencia que ha traspasado fronteras y que ha pasado a los anales del Derecho Español.

Seguro que muchas y muchos de los lectores os vais a sentir identificados con el breve resumen que os voy a hacer de esta historia.

Un 25 de diciembre, alrededor de las 6 de la madrugada, mi hijo sufrió una brutal paliza destacando, entre otras lesiones, fractura de los huesos propios de la nariz, diversos hematomas, y contusiones en los dos ojos. A las 9:33 horas del mismo día mi hijo interpuso una denuncia contra su agresor, que no era otro que el hermano de su ex pareja. Tan solo cinco horas después, ella se presentó en comisaría para denunciar a mi hijo por una violencia de género supuestamente ejercida durante la relación que ya había concluido hacía seis meses. (Qué credibilidadd puede tener una denuncia efectuada el dia de Navidad mientras todas las familias comen y que pone de manifiesto hechos supuestamente ocurridos hace tanto tiempo? Pues parece ser que toda, porque el simple testimonio de la denunciante sirvió para que la jueza decretase una orden provisional de alejamiento gracias a la que mi hijo no podría volver a salir solo a la calle, pues sabía que volvería a ser denunciado por su ex si se producía cualquier encuentro fortuito (o si ella lo buscaba) siendo Linares una ciudad tan pequeña. Ahora que todo el mundo se ponga en el lugar de mi hijo y se imagine lo que supone no poder salir a la calle si no hay nadie disponible para compañarle.Al final, el tiempo le dio la razón a mi hijo, y volvió a ser denunciado en una celebración local (Cruces de Mayo) con cientos de personas y cuando en y su nueva pareja ya se habian marchado del recinto.

El 29 de septiembre pasado tuvo lugar el indefinible juicio del que algunos guionistas noveles me han preguntado detalles, porque lo consideran digno de ser llevado al cine, aunque dudo yo que les vayan  subvencionar un argumento así.

La irregularidad más destacada tuvo lugar al final del juicio, cuando no se me permitió declarar como testigo sobre unos supuestos gestos amenazantes que la denunciante imputó a mi hijo aquella mañana del 25 de diciembre de 2.005  cuando se entero de que su hermano había sido denunciado por pegarle una brutal paliza a mi hijo.Gestos amenazantes totalmente imposibles pues mi hijo entraba en la sala de urgencias del hospital lleno de hematomas en los ojos, con la cabeza caída, intentando controlar con sus propias manos la hemorragia nasal y en una silla de ruedas que yo misma empujaba. SE VULNERÓ ASÍ EL DERECHO DE DEFENSA DE MI HIJO.

Lo paradójico es que en el mismo juicio sí se permitiese la declaración de los padres de la denunciante, algo totalmente disparatado si tenemos en cuenta que declaraban con intereses espurios, pues en ese momento adeudaban subsidiariamente (por la hazaña de su hijo) 9.000  euros al mío, en concepto de indemnización.

NO se presentó ni un solo parte de lesiones. La denunciante NO recibió ni una sola asistencia psicológica previa a la ruptura sentimental con mi hijo. Incluso los testigos que ella presentó el día de autos (padres, hermano y amigos) ( aunque suene a broma) manifestaron NO haber presenciado nunca lesiones, vejaciones, insultos o agresiones.

Pero es que algunas mentiras de la denunciante quedaron al descubierto (como puede comprobarse en el DVD) delante del mismo juez.

Poco después de este cúmulo de despropositos y de infracciones que sería tedioso continuar narrando en este artículo (pero que están en otros artículos de esta y otras páginas) recibimos otro duro golpe. Una sentencia condenatoria que todos conoceis  como  familia, amigos, simpatizantes o simplemente interesados en el caso de MAG.

En fin, no quiero aburriros ni cansaros la vista con más detalles de esta historia que tan bién conocéis ya.

Os quiero animar a que rompais vuestro silencio pues sé que muchos que entrais a mi blog estais padecientro en secreto situaciones similares pensando que eso os va a librar de la cárcel. Callando no vamos a ninguna parte. Tanto mi hijo en prisión, como yo en casa, recibimos cartas de denunciados que acuden a nosotros movidos por la desesperación, pidiendo orientación, ayuda o consejo o simplemente buscando consuelo. Ni a él ni a mi nos importa leer estas cartas y responderlas encantados y con todo el ánimo y la buena predisposición de poder ayudarlos. Pero creedme, ese no es el camino. El camino es que toda Europa y el planeta se enteren de lo que pasa aquí. Y lo que pasa aquí no es, ni más ni menos que cualquier ex pareja celosa, vengativa( y consciente de que no va a encontrar otra pareja mejor que el que la ha dejado) puede SIN PRUEBAS, solo con su testimoni y el de sus allegados, encarcelar a nuestros hermanos, primos e hijos.

Siento haber finalizado mi artículo de una forma tan cruda pero, mientras el 99% de los hombres sigan comiéndose sus condenas instalados en la cobardía, este Estado seguira siendo una trituradora de lo masculino y seguiremos viendo cómo conducen a nuestros varones a Guantánamo como dijo el Juez Serrano de Sevilla.

 Salid del anonimato. Seguid el ejemplo de hombres, victimas de denuncias falsas, que han puesto el grito en el cielo y han dado la cara sin complejos y sin tapujos, sirva de ejemplo Francisco Zugasti, Gabriel Araujo, Juanma Salas, Adrián Bazzini y Miguel Angel Garcia Moreno.

Otro camino no hay.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

ANA -

Unos días serán mejor que otros, pero siempre hay luz al final del tunel. Respira, antes de lo que piensas tendras a MAG en casa.

Nieves -

Hola Ana: Si me encuentro bien dentro de lo que cabe pero a veces me siento desanimada,pero precisamente ahora mismo acabo de poner un artículo y en dias sucesivos pondre otro que ya lo tengo preparado.
Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ana -

Hola, hace un mes que no escribes nada en tu blog, queria saber si estas bien

Nieves Moreno -

Hola Juan Pedro:Dar una paliza es una forma de hacer callar la boca, pero ni aún así nos harán callar y lo peor es que luego la ley lo justifica todo como en el caso de mi hijo "esa es la reacción natural de un hermano" o sea que pegar una paliza es algo natural.
Esto es lo que me ha tocado vivir, pero por supuesto que voy a seguir luchando y ayudando a mi hijo en lo que pueda o lo que la ley me deje.
Muchas gracias por su ánimo.
Y siga luchano por sus hijos que es lo mas grande que tenemos. Un fuerte abrazo.

Juan Pedro -

Señora: exactamente igual comenzó mi divorcio, recibí una paliza de varios familiares de mi ex mujer. No sufrí las lesiones que menciona de su hijo, porque me defendí como pude. Pero, desde hace ya casi cuatro años que pasó esto, he tenido que pelear contra un juzgado que desoye absolutamente cualquier cosa que reclamo. Sólo hace unos meses salieron las últimas sentencias de muchas denuncias falsas que no sólo fueron absolutorias, si no además le supusieron a mi ex mujer alguna que otra condena en costas. Nada más, ya está usted viendo que para las delincuentes (en mi opinión, rayando la psicopatía) de este calibre, no existen las disposiciones legales que castigan muy duramente la denuncia falsa...
Al menos he vuelto a respirar algo tranquilo. Mientras tanto, sigo luchando para poder ampliar el tiempo de estar con mis hijos, como tantos otros, que al principio del divorcio lloraban amargamente por estar más tiempo conmigo, y que hoy día, aunque aún me quieren mucho, tienen una actitud más distante y fría hacia mi, pues tenemos poco tiempo para relacionarnos.

Muchos estamos en esto, seguimos luchando. Tiene usted razón al denunciar que esto sucede en el S XXI, pero, no ha visto ya que para los hombres que estamos en esta situación, el sistema legal es de corte medieval?

Estoy seguro de que es usted una persona fuerte y buena, siga luchando. Tal vez la vida le debería haber compensado con otras alegrías a estas alturas, pero está claro que usted afronta con coraje la situación que les toca vivir: no son los únicos.
Sigamos luchando, el muro caerá, y esperemos que con él, los sinvergüenzas que se cobijan en su amparo.
Reciba un fuerte abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres