Blogia
Nieves Moreno Gallardo

Ley de la Santa Inquisición.

La Santa Inquisición se creo en la Edad Media para juzgar a las brujas y todo aquel, bautizado o no, que osase pactar con el diablo. Es particularmente significativo que la inmensísima mayoría de los enjuiciados resultaban culpables y que, tras su asesinato (ya fuese por torturas o por ejecución) sus bienes eran confiscados por los inquisidores. Era la particular forma en que Torquemada se mantenía en su poltrona.

Bastaba solo con la denuncia de un vecino inhumano o vengativo para que alguien fuese procesado y los juicios que sufrían estos imputados (además de la forma con que estos enjuiciadores estómagos agradecidos obtenían sus confesiones) eran realmente singulares y todo un monumento a la violación de los derechos humanos.

Una de las pruebas consistía en arrojar al imputado a un río atado de pies y manos. El veredicto se basaba en que si era inocente de brujería, Dios se apiadaría de él y lo mantendría a flote. En cambio, si el imputado había hecho pactos con el Diablo, el propio peso de sus pecados lo arrastraría hasta el fondo.

Otra de las pruebas era someterlo a todo tipo de torturas físicas con el objetivo de obtener su confesión. Lógicamente al principio, todos los reos lo negaban, pero conforme iba aumentando el grado de dolor, algunos terminaban confesando con el objetivo de acabar cuanto antes con ese cruel suplicio, tras lo cual iban directamente a la hoguera o, en el mejor de los casos, a la horca o guillotina. Los que no confesaban sus actividades diabólicas durante el castigo, terminaban muriendo en el potro de tortura o artefactos similares lo cual servía al juzgador para dictaminar que "Ha muerto porque, evidentemente, este ser herético estaba totalmente apartado de la senda del Señor".

Y después de leer esto ¿con qué encontrais paralelismo en pleno siglo XXI?

Bien, pues tres siglos duraron estos tribunales de la Santa Inquisición ¿Cuánto durará lo que tenemos ahora?

 

 Hombre torturado

 

 

El caso MAG: Un inocente condenado a cuatro años de prisión.

Me resisto a que quede un solo rincón de este planeta sin conocer la injusticia tan grande que está pasando en Linares, Andalucía. Por eso, procedo a publicar un resumen de los que nos está ocurriendo desde el año 2005, en castellano, en inglés, en francés, en alemán y en italiano.

1. In english / En inglés.

2. En français / En francés.

3. In italiano / En italiano.

4. In deustch / En alemán.

En diciembre de 2005 mi hijo, Miguel Ángel García Moreno, fue denunciado por violencia de género por una expareja con la que había acabado su relación hacía seis meses. Mi hijo ya tenía otra nueva relación con una mujer más madura que la anterior. Rápidamente, tras una comparecencia oral ante una jueza y, sin otra prueba que no fuera el testimonio de la denunciante, Miguel Ángel recibió una comunicación del juzgado de Linares en la que se establecía una medida preventiva de alejamiento por tres meses a 150 metros.
 
En mayo de 2006, aunque ya había finalizado la mencionada medida preventiva, la expareja volvió a denunciarlo por un encuentro (ella sabía que lo encontraría allí) en una celebración local con cientos de personas. La entonces pareja de mi hijo y él se marcharon juntos de allí, pero al día siguiente él fue detenido y llevado a otra comparecencia oral en Linares tras pasar la noche en el calabozo. Sin otras pruebas, la medida de alejamiento fue ampliada a 500 metros, esta vez por tiempo indefinido.
 
El juicio definitivo se realizó en Jaén, en septiembre de 2008. En Octubre recibimos la sentencia en la que el juez Lucini, sentenciaba en contra de mi hijo (en nombre de Su Majestad el Rey) 4 años de prisión, 20 años de alejamiento a 200 metros con la denunciante y 9000 euros de indemnización a ella por responsabilidad civil. Todo ello tomando como prueba suficiente sólo los ocho testimonios que a continuación expongo:
 
-          Padre y madre de la denunciante: NO son capaces de referir ni un solo episodio de mal trato hacia su hija, solo que la pobre estaba muy decaída y cada vez más distante de sus amigos. Los cuales (añado yo) solo eran cuatro y tres vivían fuera de Linares. Normal que no tratase con ellos.
-          Hermano de la denunciante: Este muchacho fue el desencadenante de esta situación. En diciembre de 2005 agredió físicamente a Miguel Ángel ocasionándole fractura de huesos propios de la nariz entre otras lesiones por las que él fue juzgado y condenado a indemnizar a mi hijo por 9000 euros. En venganza, por lavar la imagen de este joven agresor, y por justificar su brutal agresión, su hermana denunció a Miguel Ángel por violencia de género en el referido al principio diciembre de 2005, por supuestas agresiones sufridas más de seis meses y de un año antes. En este juicio, el hermano declaró que Miguel Ángel amenazó de muerte a su hermana la noche que él lo agredió.
-          Psicóloga del Centro Municipal de la Mujer y Psicóloga de la Unidad Provincial de la Violencia de Género: Como todo el mundo sabe, ambas llevan el mismo discurso a todos los juicios para los que son requeridas, solo hay que asistir a unos cuantos y comprobarlo, siendo el juzgador el primero que lo sabe. En este caso, indicaron que la denunciante ha sido víctima de episodios de violencia, pero también sin ser capaces de referir ni demostrar un solo episodio en concreto.
-          Un informático amigo de la denunciante: Su testimonio no fue muy tenido en cuenta a la hora de la sentencia pero este hombre tuvo la caradura de decir delante del juez que mi hijo le ofreció 25 euros para acceder y entrar en el ordenador de la denunciante, cuando mi hijo posee titulación en informática desde hace más de 10 años y él es perfectamente capaz de hacerlo.
-          Otro amigo de la denunciante que estaba con ella en mayo de 2006 cuando denunció a mi hijo por quebrantamiento de medida cautelar de alejamiento: Declaró que Miguel Ángel dijo que la denunciante "es una niñata a la que nadie va a creer".
-          La mejor amiga de la denunciante: Confirmó la amenaza declarada por el hermano.
 
 
Como ustedes pueden comprobar, ni un solo testigo de agresiones físicas y ni un solo parte de lesiones. Además, todos del entorno más cercano de la denunciante.
 
La defensa sólo presentó tres testigos:
 
-          La novia que mi hijo tuvo posteriormente: Declaró que el acusado es incapaz de hacer nada de lo que se le acusa. Que en el encuentro de mayo 2006 ellos dos marcharon cuando la denunciante apareció. Y que en año y medio de relación Miguel Ángel no había ejercido sobre ella ni un solo gesto que pudiese implicar mal trato o violencia familiar.
 
Acto seguido, casi a las 3 de la tarde, el juez Lucini indicó a mi letrada que, de los dos testigos que nos quedaban por declarar sólo le permitía el paso de uno de ellos. Mi letrada solicitó que dicha denegación constase en acta, pasando posteriormente el siguiente testigo.
 
-          Un psicólogo: Basándose en varias entrevistas con mi hijo, declaró que este no es una persona desequilibrada, que el acusado no tiene el perfil de un maltratador, ni el celotípico.
 
Yo iba a declarar que cuando acompañé a mi hijo a urgencias (tras la paliza del hermano de la denunciante) este no pudó amenazar de ningún modo a ella, ya que yo lo llevaba en silla de ruedas, con los ojos hinchados y cerrados, semi-inconsciente y sangrando. Pero no permitiendo mi declaración, el juzgador le produjo a Miguel Ángel una gravísima indefensión y lo privó del derecho de defensa.
 
Finalmente, la Audiencia Provincial de Jaén ha respondido (de nuevo en nombre de Su Majestad el Rey) el recurso de nuestra letrada confirmando la sentencia del juez Lucini, argumentando solo un montón de doctrina y sin hacer apenas referencia al recurso indicado, lo cual evidencia que en dicha Audiencia Provincial de Jaén son unos auténticos expertos copiando doctrina mediante copy paste, pero ni siquiera se evalúan los recursos recibidos (como así nos han confirmado la mayoría de los abogados de Linares) jugando así con la vida de las personas.   
 
 
Sin nada más que añadir, reciban ustedes desde Linares un cordial saludo y mi mayor agradecimiento por el tiempo que ha empleado en la lectura de este extenso artículo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

neto -

al amparo del supuesto iluminismo se actua de la misma forma de la inquisicion. en el caso mencionado, pienso que se debieran buscar otros recursos legales para impugnar las sentencias inhumanas.

daniela -

pongan mas inquisiones porfavor
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres